Tres cosas poco tangibles que tienen en común todas las nuevas empresas de éxito

Si preguntáramos a cualquier persona que cosas piensa que tienen en común las nuevas empresas de éxito, probablemente se detenga en cuestiones como, una buena idea, una buena financiación, una buena plantilla… efectivamente todo esto contribuye de manera decisiva al éxito, sin embargo, también existen otras cosas, tal vez menos tangibles, pero que encontramos en común en todas las nuevas empresas que alcanzan el éxito.

éxito empresarialTres cosas poco tangibles que tienen en común todas las nuevas empresas de éxito
  • linkedin
  • google+

Y es que, al final, no hay nada mejor que repasar la historia empresarial a nivel global para darnos cuenta que efectivamente estos intangibles de un modo u otro siempre han ido asociados a los proyectos de emprendimiento de éxito, sean cuales sean los volúmenes en los que éstos se hayan movido.

Creer de manera absoluta en el proyecto

Difícil va a ser encontrar un proyecto de nuevo cuño que haya alcanzado el éxito y que no tenga detrás el convencimiento absoluto en lo que se está haciendo.

Es muy interesante detenerse a comprobar cómo las nuevas tecnológicas suelen presentar liderazgos muy pasionales, muy identificados con los proyectos y que permiten no sólo un altísimo grado de creatividad a partir de la identificación total, sino también trasmitir a toda la cadena de la estructura de la empresa ese convencimiento.

Un gran ejemplo de todo esto lo representaba Steve Jobs y su manera de entender la empresa, al menos desde esta perspectiva.

Un buen reparto de responsabilidades

Observemos la evolución de Google. Estaremos todos de acuerdo que nos encontramos ante una de las empresas de éxito más relevantes de la historia contemporánea, sin embargo, la identificación con el día a día de la firma poco tiene que ver con la identificación de los fundadores de la marca.

No existe un criterio personalista en el reparto de responsabilidades. De hecho, uno de los grandes errores emprendedores es no ser capaz de comprender que otras personas pueden asumir aspectos relevantes de nuestro desarrollo con el mismo entusiasmo y la misma eficacia.

Un buen reparto responsabilidades es algo que siempre vamos a encontrar en todas las nuevas marcas de éxito. Es cierto que esto con el tiempo puede tender a deformarse, más por efecto del propio éxito de la firma y el acomodamiento de sus responsables que por otro motivo. Sin embargo, quien sabe seguir aportando este buen reparto de tareas sigue siendo más eficaz.

Todas las empresas de éxito han comenzado destacando por una cosa concreta que les hace diferentes a las demás. Pretender abarcar en un lanzamiento de empresas muchos patrones diversos no es en absoluto garantía de éxito, al contrario puede ser garantía de dispersión.

Mimar al usuario potencial

Fijémonos en la obsesión de Jeff Bezos (Amazon) con el cliente, esta obsesión es tal que en las reuniones operativas de alto nivel de la firma llegaba a colocar una silla vacía en la que se suponía estaba el cliente. Para este brillante directivo el cliente es más importante que el proveedor, que el intermediario, que la publicidad, que la propia firma.

La marca puede tener controversias con todo el aparato que hemos citado, pero nunca con el cliente. En este aspecto esta política de mimar al usuario final al que se dirige refuerzo de la empresa es un intangible que acompaña a todas y cada una de las nuevas empresas de éxito, no vamos a encontrar prácticamente casos contrarios, si podemos encontrar algunos casos en los que las firmas al crecer han disminuido la calidad de la atención, pero rápidamente buscan siempre soluciones y nuevos caminos para acercarse y tratar mejor al usuario final.

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.