Tipos de Despido. Despido Improcedente.

Durante la época de crisis que ha sufrido España, se han producido numerosísimos casos de despidos en empresas, dado el descenso de la producción por falta de ventas, por cuestiones económicas, etc.

Tipos de Despido. Despido Improcedente. Tipos de Despido. Despido Improcedente.
  • linkedin
  • google+

Debemos destacar que el Ordenamiento Jurídico español, en concreto en el ámbito laboral, regula cuales son las diferentes formas de poner fin a una relación contractual y las formalidades que se deben seguir para llevarlas a cabo.

Pues bien, en esta entrada vamos a analizar las distintas calificaciones que puede tener el mismo acto, el despido: Improcedente, Procedente, Objetivo, Disciplinario, Nulo y Colectivo. En esta ocasión, empezaremos por el Despido Improcedente.

Despido Improcedente.

Primero de todo, podemos decir que se trata del más habitual de todos. Se produce cuando un trabajador es despedido sin que la empresa en la que trabajaba haya cumplido con los requisitos que legalmente se prevén para poder llevarlo a cabo. También cabe la posibilidad de que no se produzca un simple incumplimiento, sino que se haya dado una omisión flagrante de la normativa laboral.

A continuación, vamos a citar algunos ejemplos para una mayor compresión:

  • Si una Empresa quiere sancionar a un empleado a través del despido por la comisión de un incumplimiento grave y de tipo culpable. De acuerdo con lo que se recoge en el Convenio Regulador del sector por el que se rige la Compañía, dicha infracción está penalizada con el despido. Si por desgracia para la Entidad, no pudiera demostrar dicho incumplimiento, el despido sería calificado como Improcedente. En este supuesto, el empleado deberá oponerse dado que, de lo contrario, no tendría opción alguna.
  • Otro supuesto sería el de una Empresa que quiera despedir a un trabajador por bajo rendimiento y, dado que no puede demostrar dicha cuestión en la carta de despido, le reconoce la improcedencia de su despido, así como que efectuará el pago de la indemnización que por ello le corresponde.

¿Qué consecuencias tiene el Despido Improcedente?

Pues bien, el hecho de que se declare la improcedencia del despido implica una serie de consecuencias:

  • La Empresa deberá optar entre el pago al trabajador de una indemnización que corresponde a 33 días de salario por año trabajado (con limitaciones) o bien por su reincorporarlo a su puesto de trabajo. También debemos tomar en consideración que si el empleado tiene una antigüedad a 12.2.2012, la indemnización será de 45 días de salario por año trabajado, existiendo un límite de 42 mensualidades. Esta cuantía se calcularía hasta la fecha que hemos mencionado anteriormente y, de ahí en adelante, se pagaría una indemnización de 33 días.

Pues bien, por desgracia, en época de crisis este ha sido el tipo de despido más usado por la mayoría de Empresas españolas, dado que a raíz del descenso flagrante de la economía nacional, no se podía mantener la estructura ni los costes de personal de las numerosas plantillas que, sobre todo, en el mundo de la construcción existían.

Ello ha supuesto una gran actividad en los Juzgados del ámbito laboral, así como numerosos Actos de Conciliación ante el CMAC, muchos infructuosos, además de una gran demora en el tiempo para el cobro de las indemnizaciones, tanto por parte del Fondo de Garantía Salarial como por parte de las Empresas, si es que estas podían hacer frente a una parte, si es que no se declaraban como totalmente insolventes. 

 

 

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.