¿Sabes cómo desvincularte de una red de franquicias?

Cuando estabas pensando convertirte en franquiciado todo te parecía bien, veías mucho más fácil arrancar el negocio y te prometían un apoyo total; pero, por el motivo que sea, deseas apartarte de lo que había sido tu sueño ¿sabes cómo hacerlo?

¿Sabes cómo desvincularte de una red de franquicias?¿Sabes cómo desvincularte de una red de franquicias?
  • linkedin
  • google+

¿Has iniciado un negocio en franquicia y resulta que no es como esperabas? ¿Te has dado cuenta de que no es lo tuyo? ¿Tu franquiciador ha ido abandonándote a lo largo del camino? Si por el motivo que sea estás dispuesto a desvincularte de una red de franquicias, vas a tener que tener en cuenta ciertos puntos.

Los principales motivos de ruptura

Lo más habitual es que el incumplimiento de algunos acuerdos o una economía escasa sean los culpables de que un franquiciado quiera abandonar una red de franquicias.

Incumplir con las obligaciones para con la otra parte o con las promesas hechas en un primer momento, cuando todo era ilusión, suele acabar con la decisión de abandonar el barco.

Por otro lado, el franquiciador nunca pierde dinero, puede ganar o ganar menos pero jamás va a perder. En cambio, el franquiciado en algunas ocasiones se ve ahogado por causas económicas, y sabe que ya no puede seguir haciendo frente al negocio, por lo que tiene que acabar desvinculándose de la franquicia.

Sea por cualquiera de estas causas, o por alguna otra, el motivo de fondo es que algunas cosas no se han hecho de forma adecuada desde un primer momento, lo que acaba haciendo que alguna de las partes esté insatisfecha y quiera zanjar la relación.

Como franquiciado se debe recordar que se ha invertido mucho en el negocio y que lo estamos perdiendo, en cambio el franquiciador tal vez esté ganando menos pero no está perdiendo nada, por lo que plantéate escoger la forma más rápida y amistosa de zanjar el asunto.

Cómo puedes desvincularte

Para un franquiciador no siempre es plato de buen gusto que uno de sus franquiciados decida marcharse del negocio, sobre todo, porque esa ruptura hace daño a su imagen, y no le ayuda en absoluto a la hora de captar nuevos socios para el futuro.

Deberías tantear bien la situación, ya que si te encontrases en una situación así, tal vez podrías zanjar la relación de forma rápida y amistosa, simplemente dejando que el franquiciador adquiera tu franquicia. Y, en el peor de los casos, tal vez podría aceptar el mobiliario o los activos del local.

Sea como sea, es básico que desde un primer momento busques el asesoramiento legal necesario. No seas impulsivo en esto, acude a abogados o a asociaciones especializadas en el tema de la franquicia. Por supuesto, jamás debes tomar una decisión drástica que acabe perjudicándote a ti; al iniciar el negocio aceptaste ciertos puntos y obligaciones, y no debes dejar de cumplirlos porque sí, antes de dar cualquier paso: consúltalo con los especialistas, y siempre teniendo tu contrato de franquicia bien analizado.

En todo caso, lo mejor es respetar los plazos legales para resolver el contrato; en todo contrato de franquicia existen determinados plazos legales para abandonar el negocio de forma efectiva, y sin tener que demostrar o argumentar nada. Dichas plazas o venir entre los tres o seis meses, y son la mejor forma de abandonar sin que el franquiciador acabe denunciándonos.

En caso de que no hayas podido, o creas que no podrás resolverlo de forma amistosa o en los plazos legales, lo que podrías hacer es acumular pruebas de aquellas actitudes o comportamientos del franquiciador que no sean correctas. Por ejemplo, que no se registre ninguna firma del franquiciador en tu negocio en al menos seis meses puede ser entendido como un motivo para rescindir el contrato por falta de comunicación de la casa matriz. Sólo tienes que llevar a rajatabla las hojas de registro de sus visitas, y su seguimiento, y presentarlas como prueba.

Ten siempre bien localizado al mediador que te corresponde en caso de conflicto. En tu contrato de franquiciado debe figurar, acudir a ellos es una forma mucho mejor de resolver los posibles conflictos, mejor que la vía judicial. La mediación busca franja del asunto de forma ventajosa para ambas partes, y lo hace en un plazo de tiempo que nunca supera los seis meses.

Ante cualquier irregularidad del franquiciador de la que tengas pruebas, acude a los tribunales, aunque deberías prepararte para un proceso largo, del que no siempre se sale victorioso.

Los abogados especialistas en franquicias pueden ayudarte también a conocer qué cláusulas son abusivas, incorrectas, ilegales, etc. en tu contrato, y volverlas a tu favor para negociar con más fuerza. Ante engaños manifiestos, cláusulas abusivas o limitaciones legales, prepárate y lucha.

El franquiciador quiere el divorcio

Normalmente, solemos pensar que es el franquiciado el que desea romper el vínculo, como la parte percibida como más débil y a la que mayores retos, problemas o inconvenientes pueden surgirle. Pero no siempre es así, en ocasiones es el propio franquiciador el que desea romper la relación, y para lograrlo, e+éste sí está obligado a demostrar y justificar los motivos de su deseo.

Los principales motivos que puede apuntar un franquiciador para romper la relación con el franquiciado, y los que debe demostrar, suelen ser: una mala gestión de la marca, la práctica de una competencia desleal, el impago de los suministros o el incumplimiento en abastecimientos, así como una mala calidad gestora por parte del franquiciado.

 

Insertar comentario
1 Comentario
Imagen de Anónimo
¿Sabes cómo desvincularte de una red de franquicias?

Muy buen artículo!!

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.