Cuándo pasar de autónomo a pyme

Puede ser que como autónomo te hayas planteado la opción de pasar a constituir una SL; y en el caso que veas esta opción como viable, puede ser que a largo plazo te preguntes también si en el futuro tu pyme se podría convertir en una gran empresa, pero ¿sabes cuál es el momento idóneo para pasar de autónomo a pyme?  

Cuándo pasar de autónomo a pymeCuándo pasar de autónomo a pyme
  • linkedin
  • google+

Los motivos o momentos en los que puedes pensar que ha llegado la hora de cambiar tu alta en autónomos por la constitución de una sociedad son variados. Obviamente, los económicos (cuando tus beneficios anuales alcanzan los 40.000 €) y los societarios (cuando trabajas habitualmente con otra u otras personas con las que deseas formar una sociedad) suelen ser decisivos para dar el paso.

Pero puede ser también que decidas cambiar a sociedad porque quieres proteger tu patrimonio personal ante los proveedores, porque deseas trabajar con otras grandes empresas o porque necesitas conseguir facilidades a la hora de solicitar un crédito bancario.

Más de 40.000 € al año en beneficios

La carga fiscal que soporta un autónomo es por lo general mucho más elevada que la de una sociedad. Por un lado el autónomo tributa con el 15% de IRPF, de forma habitual un 19%, y al alcanzar determinados ingresos más altos puede llegar a tributar hasta por un 52-56%.

Por su parte, las sociedades tributan por lo general en un 25%, y en el caso de que sean nuevas podría descender la cifra hasta el 15%. La situación cuando los ingresos son altos es mucho más favorable para las sociedades que para los trabajadores autónomos.

Así que, en el caso de que comiences a obtener beneficios superiores a 40.000 € al año o más, y tengas pensado dejar parte de tus ingresos como patrimonio de la sociedad, tal vez te convenga más pasarte a empresa y disfrutar de la reducción en tu carga fiscal.

Los colaboradores demasiado habituales

Es que estabas desbordado de trabajo y recurriste a otro colega autónomo para sacar adelante la faena. Volvió a pasar y repetiste la experiencia, y resulta que habéis funcionado muy bien como equipo y veis la opción de unir fuerzas y esfuerzos en un futuro inmediato, pues genial una gran decisión para pasar de autónomo a sociedad.

Porque además, siendo socios es viable el reparto tanto de la carga de trabajo, como de los beneficios, las obligaciones y las responsabilidades. Sin perder de vista que en la sociedad cada punto queda pactado y registrado, por lo que ante cualquier problema o conflicto es mucho más sencillo dar con una solución que zanje el asunto.

El patrimonio y la reputación

Pero también puede ser que aunque no factures grandes cantidades anuales o aunque no hayas descubierto a tu socio ideal entre los autónomos de tu alrededor, si estás dispuesto a hacer negocios con grandes empresas o necesites pedir financiación a una entidad bancaria, y va y resulta que has descubierto que siendo autónomo nadie te trata tan bien como a las sociedades.

En primer lugar, las sociedades figuran en informes de solvencia, garantías de suministros y varios datos más, datos vitales para que las grandes empresas conozcan su seriedad y decidan si hacen o no negocios con ellas. En el caso de los autónomos estos datos no existen por lo que es complicado que una gran empresa se digne a hacer negocios con ellos. En cuanto pases a sociedad tendrás las puertas abiertas a los negocios con grandes empresas, siempre y cuando tus datos resulten atractivos.

Pedir un crédito bancario tampoco es sencillo, en este caso la sociedades tienen un mayor poder para negociar y conseguirlos, por lo que de nuevo podemos comprobar que las sociedades proyectan una imagen de mayor confianza, al menos de momento, tanto ante los proveedores como ante los posibles clientes.

Para acabar, de sobra es conocida la responsabilidad ilimitada que conlleva ser autónomo, muchos incluso dudan respecto a cómo influye este tema en los bienes de sus cónyuges, etc. Por tanto, el hecho de constituir una sociedad limitada, que no implica el patrimonio personal, resulta una opción muy atractiva para muchos autónomos.

Como sabemos, en el caso de una sociedad limitada la responsabilidad se limita al capital que los socios hayan aportado, porque la sociedad sólo responde con sus propios bienes; pero sí que es cierto que en los últimos tiempos algunos bancos ya están pidiendo a las nuevas sociedades limitadas que garanticen también con su propio patrimonio personal, por lo que será mucho mejor si cuentas con un buen patrimonio como S.L., para que no acaben comprometidos tus bienes personales.

 

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.