Renault desembarca en China

Parece que la ciudad china de Wuhan da la bienvenida a los nuevos inversores provenientes de Francia.

Renault desembarca en ChinaRenault desembarca en China
  • linkedin
  • google+

El presidente de Renault, Carlos Ghosn y su socio chino Dongfeng Zhu Yanfeng han levantado los dos pulgares en clara muestra de un acuerdo que tiene un importante significado. Vía libre a un acuerdo que significará la llegada del grupo francés en un mercado que se ha convertido en el primero en volumen de ventas.

La inversión será en un principio de 870 millones de euros que llegará a 1.200 millones en su segunda fase. La nueva línea de montaje está ubicada geográficamente en el centro de China y ya ha tenido oportunidad de producir las primeras unidades del Kadjar, un modelo que hasta hoy se producía en exclusiva mundial en Palencia.

Renault esperar producir 65.000 de este de este modelo en 2016 y alcanzar las 150.000 en 2017, fecha en la que saldrá al mercado un todoterreno urbano y otro modelo eléctrico. El presidente del grupo Renault, no ha dudado en calificar como un objetivo la consecución de una implantación profunda en China, un mercado que Renault considera de gran importancia estratégica para que crezca la multinacional francesa.

El presidente de la marca francesa tiene claro que no van a tardar demasiado en alcanzar el volumen de producción que buscan en China, pero quieren que se haga un trabajo de calidad. Muchos otros fabricantes necesitan al país asiático, pero en el caso de la firma del rombo ellos no dependen de China, para ellos se puede decir que es una oportunidad.

Buenas noticias que llegaban después de un principio de año complicado cuando se conoció que alguno de sus modelos superó de manera amplia las pruebas de emisiones de gases que se realizan en Francia.

En el proyecto chino denominado “Drac” hay previsiones de que se pueda doblar la capacidad de producir vehículos incluso hasta 300.000 al año si el mercado chino respondiese de manera entusiasta, que es el destino de los coches que se fabriquen en Wuhan. Actualmente 2.000 empleados son los que trabajan en la nueva fábrica y puede que lleguen a 3.000 cuando se implante un segundo turno a final de 2016.

Locura por los SUV

En este ascenso tan espectacular hay un actor importante. Renault confía en poder tener una cuota de mercado del 3,5% en China, donde el año pasado se vendieron más de 21 millones de coches y donde las matriculaciones de los SUV suben a un ritmo de más del 50%.  

Una vez adaptado el Kadjar a los clientes chinos, se comenzará la producción de un todocamino más grande que quizás se venda en Europa y un coche eléctrico que se venderá con una marca de aquel país y radicada en Dongfeng para poder conseguir las ayudas que va a dar el gobierno chino cara a impulsar de manera decidida la venta de estos vehículos.

La marca francesa fabrica también coches eléctricos, pero cree que son demasiado caros para el cliente asiático. En resumidas cuentas, la fábrica número 20 es amplia, pero a la vez ha demostrado ser bastante compacta.

Renault en principio dice que no se juega nada, pero colocarse de forma óptima en China es contar con un aumento de negocio bastante considerable en el mercado principal económico de los próximos años. La vieja Europa y su futuro en cuanto a las fábricas de automoción de una manera u otra no parecen en peligro, pero si son conscientes que, de una forma u otra, quizás en un futuro no tengan que hacer otra cosa sino rendirse ante una economía que busca minimizar costes a toda costa.

 

 

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.