Préstamos entre familiares para adquisición de vivienda (Parte I).

Nos podemos encontrar en la tesitura de que queramos adquirir una vivienda, pero nos falta dinero para que nos concedan una hipoteca o, en su defecto, o garantía suficiente, así como para los gastos inherentes a esta cuestión (Notario, Registro de la Propiedad, etc.), lo que puede hacer que se incremente el precio.

Préstamos entre familiares para adquisición de vivienda (Parte I). Préstamos entre familiares para adquisición de vivienda (Parte I).
  • linkedin
  • google+

Pues bien, si tenemos la suerte de que nuestros padres o hermanos nos puedan prestar el dinero que nos falta, una cuestión que nos debemos plantear es ¿qué debemos hacer para que la Agencia Tributaria no lo considere como una donación encubierta?

Vamos a poner un supuesto: imaginemos que nos prestan 30.000 euros. Podría darse el caso de más de una persona que optara por hacer la operación bajo mano, de tal forma que Hacienda no se enterara. Como es lógico, ello puede conllevar un riesgo de sanción. Otra fórmula sería su tramitación como una donación. No obstante, en función de la Comunidad Autónoma en la que residamos, ello supondrá un coste superior o inferior. Por ejemplo, en Madrid, la donación de padres a hijos tiene una tributación de un 1 por ciento de Impuesto sobre Donaciones.

Abundando en esta cuestión, si la donación de padres a hijos para la adquisición de la vivienda habitual, si estamos en Andalucía, en el caso de que los hijos fueran menores de 35 años, se reduciría la cuota íntegra que resulte en un 99 por ciento, por lo que de esta manera solamente tributaría de la misma forma que en Madrid, pero con una limitación: 120.000 €. En caso de que la sobrepasemos, el exceso tributaría en base a la escala general. Por tanto, en caso de que los padres prestaran a su hijo/a 180.000 euros para la compra de una casa y que esta se estableciera como vivienda habitual, hasta los 120.000 se aplicaría una reducción del 99 por ciento, siendo de aplicación para los 60.000 euros restantes un tipo de gravamen general del 21,25 por ciento, lo que equivaldría al pago de 12.900 euros.

Una cuestión que no es baladí es el hecho de que no exista limitación respecto a la bonificación de la cuota íntegra, como ocurre en algunas Comunidades Autónomas como Madrid, Navarra o el País Vasco, por citar algunos ejemplos, por lo que, en Andalucía, Cataluña o Extremadura, esta cuestión es mucho más gravosa.

Como es lógico y en el caso de que no se trate de una familia con una situación económica suficientemente afianzada y solvente, la cual pueda permitirse llevar a cabo un cambio de residencia por motivos fiscales a territorios dentro del ámbito español en que la tributación a efectos del Impuesto sobre Donaciones no sea tan gravosa (como en los casos comentados de las Comunidades Autónomas de Madrid, Navarra o País Vasco), el Ordenamiento Jurídico prevé una figura legal alternativa, la cual puede suponer una solución que permita que los hijos puedan adquirir un inmueble para destinarlo a vivienda habitual sin que la carga tributaria de la operación sea tan elevada. Nos referimos a la formalización de un Contrato de Préstamo entre particulares.

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.