Los Seguros. Tipología y Fiscalidad. Seguro del Hogar y del Coche.

Desde hace años es una tradición altamente extendida disponer de un Seguro del Hogar, uno de Accidentes y un Seguro de Vida.

Los Seguros. Tipología y Fiscalidad. Seguro del Hogar y del Coche. Los Seguros. Tipología y Fiscalidad. Seguro del Hogar y del Coche.
  • linkedin
  • google+

Normalmente, nos solemos fijar cuando contratamos, de la misma forma que cuando hacemos otro tipo de negocios jurídicos, en las coberturas que ofrecen, así como en las primas que habrá que pagar por ellos sin reparar demasiado o nada en su fiscalidad.

Primero de todo, vamos a analizar cuáles son los principales tipos que nos encontraremos habitualmente, a pesar de que existen seguros que pueden cubrir todo tipo de eventualidades. Son los siguientes:

  • Vida.
  • Vida-Ahorro.
  • Salud.
  • Accidentes.
  • Del Hogar.
  • Coche.

Seguro del Hogar.

Se trata de un Seguro de tipo obligatorio en un único supuesto: toda vivienda debe disponer de un Seguro contra incendios y dependerá del propietario la ampliación de las coberturas con la contratación de un Seguro Multiriesgo, lo cual suele ser de lo más habitual.

En cuanto a la fiscalidad se refiere, como regla general, no tiene demasiada complejidad, ya que no existe la posibilidad de que nos deduzcamos las primas abonadas por este tipo de Seguros. No obstante, existe una excepción: si se trata de un producto que tiene vinculación con una Hipoteca, lo cual suele ocurrir cuando el propio Banco nos obliga a contratar el Seguro como un elemento más del Préstamo. Pues bien, sería en este caso que se podrían incluir las cuantías que se hayan satisfecho como parte del capital destinado a la adquisición de la vivienda y deducirlo por este concepto.

Por tanto, imaginemos que hemos pagado 1.000 euros por nuestro Seguro del Hogar vinculado a la Hipoteca. Tendremos la posibilidad de sumar ese montante a las cuotas de la Hipoteca para hacer el cálculo de la Base sobre la que aplicar la deducción por inversión en la vivienda habitual. Debemos tener en cuenta que no lo podemos hacer de forma arbitraria puesto que la contratación de este Seguro es por imposición del Banco, por lo que no serviría tomar la Póliza de la propia Entidad, ampliar sus coberturas y posteriormente deducirnos por ella. Probablemente, Hacienda podría considerar que estamos tratando de llevar a cabo un abuso de derecho, esto es, sacar provecho de lo que dispone la propia norma.

Seguro de Coche.

El Seguro de Coche también es de tipo de obligatorio en su modalidad de terceros (nos referimos a cuando se asegura la Responsabilidad Civil). No obstante, ello no quiere decir que implique la deducción en la Declaración del Impuesto de la Renta de las Personas Físicas.

Como regla general, el Seguro del Coche no es un gasto fiscalmente deducible a efectos del Impuesto de la Renta de las Personas Físicas, de la misma forma que tampoco lo hace el Impuesto de Circulación. No obstante, en el supuesto de los Trabajadores Autónomos, el Régimen Fiscal del vehículo permite que se puedan deducir costes del Seguro con la particularidad de que esté afecto en su totalidad para la actividad, es decir, que únicamente se utilice con fines laborales y no personales. Debemos destacar que, en la mayoría de casos, los Inspectores de Hacienda pueden aceptar una deducción de un 50 por ciento, cuando se produzca un uso mixto, aunque legalmente no se prevea dicha opción como tal.

Añadir nuevo comentario