Las ventajas de abrir una franquicia low-cost

Las franquicias de bajo coste pueden ser una interesante alternativa

Las ventajas de abrir una franquicia low-costLas ventajas de abrir una franquicia low-cost
  • linkedin
  • google+

Las marcas llamadas “low-cost” son las que permiten que los jóvenes emprendedores se adentren en el mundo de la empresa sin que tengan que desembolsar grandes cantidades de dinero y contar con la necesidad de rentabilizar pronto el negocio.

Existen emprendedores, por tanto, que optan por franquicias que no necesitan de una inversión inicial elevada. Esto es posible al ser la actividad de la compañía realizada por el franquiciado, dando un servicio que puede hacerlo desde su casa o cuando la actividad solo precisa de un local sencillo desde donde distribuirlos productos a la clientela.

Vamos con ellas más a fondo:

  • Particularidad: Son en las que el coste de implantarlas, sumando canon de entrada y la puesta en funcionamiento del local es inferior a 20.000 euros. Este importe es independiente de los demás acuerdos a los que se someta el franquiciado, como es el caso de los royalties. Las cuantías iniciales bajas, permiten que se pueda recuperar la inversión y que sea rentable en poco tiempo. Los acuerdos de exclusividad suelen ser de entre tres y cinco años.
  • Perfil del franquiciado: Suelen ser personas de edad joven, emprendedores o parados de mediana edad. Al saber lo complicado que es incorporarse de nuevo al mercado de trabajo, abren el local con las indemnizaciones de despido.
  • Se debe realizar un examen profundo: Al tener un capital reducido, hay que intentar acertar con la rentabilidad del negocio, ya que los gastos fijos son muy importantes.
  • Tipo de local: Depende del negocio se debe elegir el local que mejor se adapte a las características.

Cuando se toma la decisión de pasar a ser franquiciado, hay que asumir unos riesgos, que en este tipo de negocios son menores. Para minimizar el riesgo hay que seguir los siguientes pasos:

  • Conocer el tipo de negocio: Según nuestras capacidades y experiencia deberemos optar por uno u otro negocio. Hay que tener en cuenta que vamos a pasar mucho tiempo en el negocio.
  • Estudio de las franquicias: Las compañías quieren seducir al emprendedor para que abra su negocio con ellas. Debemos analizar si hay cláusulas postcontractuales, que cuando se abandone la franquicia no nos impidan desarrollar el negocio con una marca propia con la clientela que ya teníamos.
  • Adaptarse al público: Se debe adaptar a la tipología de público que tengamos, el que sea low-cost no implica dar un servicio u ofrecer productos de baja calidad.
  • Expectativas: Cuando operamos con una inversión baja, tendemos a tener expectativas de baja rentabilidad económica, por lo que la previsión de beneficios se hace en función de lo que vayamos a invertir.

 

 

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.