Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones Parte I.

Como hemos comentado en otras ocasiones, el Ordenamiento Jurídico español prevé que la gran mayoría de las situaciones cotidianas y que tengan incidencias jurídicas (como suele ocurrir sin que uno se dé cuenta o repare en ello) se encuentren gravadas con un tributo o más de uno, en algunos supuestos.

Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones Parte I.Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones Parte I.
  • linkedin
  • google+

Pues bien, el caso del Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones no es una excepción. Vamos a analizar las cuestiones más relevantes de él para conocer mejor su incidencia y características, distinguiendo entre la modalidad de Sucesiones y la de Donaciones, puesto que, a pesar de que se pagan en la práctica a través del mismo impuesto, tienen naturalezas distintas.

IMPUESTO SOBRE SUCESIONES.

Características.

Se trata de un tipo de tributo que entra en funcionamiento cuando se produce el fallecimiento de una persona y cede los bienes que pudiera poseer a sus sucesores. En este caso, nos encontraríamos ante el Impuesto sobre Sucesiones.

Como rasgos identificadores podemos destacar los siguientes:
 

  • Directo: grava la obtención de una ganancia de tipo patrimonial.
  • Personal: le supone una carga fiscal al receptor de los bienes.
  • Subjetivo: tiene en cuenta las circunstancias del Sujeto Pasivo.
  • Progresivo: la tributación se produce en función a una escala, el gravamen de la cual va ascendiendo en función del incremento de la Base Imponible del patrimonio declarado.
  • No Onerosidad: se produce por la recepción de bienes a título lucrativo.
  • Mortis Causa: se produce por el fallecimiento del causante.

Hecho Imponible.

En el caso del Impuesto sobre Sucesiones, el Hecho Imponible lo constituyen las adquisiciones de bienes y derechos que se hayan producido por herencia, legado o cualquier otro título de tipo sucesorio.

Sujetos Pasivos.

Al tratarse de un Impuesto por la recepción de bienes y derechos por fallecimiento, el Sujeto Pasivo es el Heredero.

Base Imponible.

La Base Imponible se calculará en el caso de las transmisiones mortis causa por el valor real de los bienes y derechos sustrayéndoles las cargas, deudas y gastos deducibles, es decir, dicha base la constituirá el valor neto de adquisición de cada heredero.

Si existieran también seguros de vida, las cantidades que hubiera percibido el beneficiario por este concepto deberían acumularse al importe del resto de bienes y derechos de la parte alícuota de la herencia que le correspondiera al beneficiario.

Deudas, cargas y gastos deducibles.

Como hemos dicho, para el cálculo de la Base Imponible, habrá que restarle al valor que tengan los bienes y derechos aquellas deudas, cargas y gastos que pudiera haber. ¿Qué constituye cada una de estas partidas?
 

  • Deudas: corresponden a aquellas cantidades que pudiera haber dejado contraídas el causante de la sucesión, debiendo acreditarse que fue él quien las generó. Quedarán excluidas de este grupo aquellas sumas que el fallecido hubiera dejado contraídas a favor de alguno de los herederos, legatarios, ascendientes, descendientes o hermanos, a pesar de que éstos optaran por renunciar a la herencia.
  • Cargas: engloban a aquellas cantidades que adeudase el fallecido al Estado, Comunidades Autónomas o Entes Locales, a la Agencia Tributaria y Seguridad Social y que deban ser satisfechas por los herederos, legatarios, albaceas o administradores del caudal de la herencia en concepto de tributos, independientemente de que correspondieran a liquidaciones emitidas después del fallecimiento.
  • Gastos de última enfermedad, entierro y funeral, así como todos aquellos que se derivaran de los juicios que pudieran originarse en relación a la propia herencia.  

 

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.