Historia de Polaroid, una lección de supervivencia

Una marca conocida por todos que sigue viva después de adaptarse a los nuevos tiempos

Historia de Polaroid, una lección de supervivenciaHistoria de Polaroid, una lección de supervivencia
  • linkedin
  • google+

En un mundo tan digital como el nuestro, las fotografías impresas han perdido poco a poco el interés del consumidor, cada vez más inmerso en las redes sociales. ¿Y si pudiéramos imprimir nuestras fotos al instante desde nuestros dispositivos móviles? Polaroid, la empresa que revolucionó el mundo de la fotografía, vuelve para quedarse. 

Principios de un sueño de niña

Durante las vacaciones de un verano en los años 30, la hija de Edwin H. Land, el creador de Polaroid, le pidió a su padre la manera de ver instantáneamente las fotos que tomaba. De este capricho de niña surgió la idea de crear una cámara instantánea, que en 1947 llegó a presentarse ante la Sociedad Óptica Estadounidense. Una genial invención que permitía revelar y positivar una imagen en tan solo 60 segundos. El éxito de la Land Camera fue tan abrumador hasta para sus fabricantes, ya que el mismo día de la presentación se agotaron todas las 60 unidades sacadas a la venta. 

En las décadas posteriores, Land siguió desarrollando su invento hasta culminar en los años setenta con la presentación al público de la cámara Polaroid SX70, la primera cámara réflex con sistema instantáneo de lentes plegables. Esta moderna cámara permitía obtener la fotografía en unos minutos y a plena luz del día, y utilizaba como fuente de alimentación una batería desechable introducida en el cartucho de la película.  Los siguientes modelos serán más asequibles a todo tipo de público. Por fin, amigos y familias podían inmortalizar y compartir los momentos más íntimos. También había modelos especiales de las Spice Girls, Barbie o el Monstruo de  Tasmania. Todos los modelos Polaroid funcionaban en base al mismo principio, cambiando únicamente el tamaño del material de impresión. Los formatos más clásicos se generaban con la One Step y la Polariod 600.

La quiebra del instantáneo

La aparición de las primeras cámaras digitales marcó un antes y un después en la historia de Polaroid. Los consumidores hasta entonces de las cámaras instantáneas de Polaroid se decantaron por las cámaras digitales, a pesar de no tener la imagen impresa. Todo este cambio, además de la muerte de Edwin H. Land en 1991, llevaron en 2008 a la empresa a declararse en quiebra, momento en el que cesa la fabricación de película fotográfica
Además de la quiebra, otro momento que marcó el declive de la compañía fue la pérdida en subasta de la colección de fotografías que Land junto con sus amigos habían creado durante todas sus vidas. Entre otras miles de instantáneas que formaban esta colección, estaban polaroids de Andy Warhol, Robert Mapplethorpe, Chuck Close, y algunas fotografías como La madre inmigrante, de Dorothea Lang, o Trees in Snow, de Harry Callahan. 
Se imponía la necesidad de diseñar un nuevo camino y de adaptarse a los nuevos retos del mundo digital. 

Nuevos retos

Últimamente, Polaroid se ha dedicado a reconquistar su mercado habitual, las cámaras instantáneas, pero combinando su tecnología con elementos del presente, por ejemplo pantallas integradas. Polaroid está colaborando con Fujifilm en el desarrollo de nuevos modelos y también intenta expandirse a otros ámbitos, como las redes sociales, que le han ”robado” el protagonismo.

La cantante Lady Gaga se ha involucrado en la promoción de las nuevas cámaras, incluso ha desarrollado unos modelos propios: una impresora portátil, unas gafas que toman fotografías de lo que ve el usuario y una cámara digital que combina lo digital con la impresión instantánea. Algunas de las nuevas cámaras Polaroid existentes en el mercado son: Polaroid 600, Polaroid Socialmatic Instant, Polaroid Z2300, que combinan las nuevas tecnologías con aquella sensación tan nostálgica de tener fotografías en papel instantáneas en tus manos.

 

 

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.