Debranding: tendencia en las grandes marcas

Las firmas se rinden ante un consumidor que actualmente es el que manda

Debranding: tendencia en las grandes marcasDebranding: tendencia en las grandes marcas
  • linkedin
  • google+

Es un tema que está de actualidad. El llamado debranding o “desmarquización”, a pesar de lo que muchos piensan, no es algo nuevo. Desde finales del siglo pasado, algunas marcas como Shell o Nike, fueron simplificando sus logos.

¿Cuál es el motivo y que buscan las marcas con esto?

Es una estrategia y busca mostrar una imagen diferente de la marca, la cual evoluciona como el consumidor. Es una manera de conectar con el consumidor y con unas audiencias que cada vez tienen mayores ofertas a la hora de adquirir productos o servicios.

En el debranding, se busca que la marca pase a un segundo plano y que el consumidor sea el protagonista. Las marcas, de esta manera, se muestran de forma más discreta o sutil, pero no desaparecen.

La entrada del debranding en el mercado

Los consumidores, sobre todo las nuevas generaciones, desconfían de las grandes empresas, quizás por los muchos escándalos que han protagonizado, algo que antes o después se sabe por las redes sociales.

Como respuesta a unas marcas tan alejadas, el debranding ha ido cobrando protagonismo. Se transmite una imagen menos corporativa y próxima a la gente. En esta ocasión se realiza desde la imagen, por lo que las marcas se despojan de elementos innecesarios.

Las marcas, han vuelto a ceder frente al consumidor para que siga fijándose en ellas a la hora de comprar sus productos. A pesar de su tamaño, deben hacerse pequeñas y ser más humildes frente a los consumidores que son ahora los que mandan. Estamos ante un cambio que hasta hace unas décadas parecía impensable.

Algunos ejemplos

En el caso de Starbucks, está claro el cambio que ha ido teniendo su imagen durante estos años. Ahora su logo es sobrio y prescinde como el nombre de la marca para atraer a consumidores más modernos y que parezca menos corporativa. La marca de adapta al mundo digital. Además, el cliente ha ganado protagonismo, llegando a comprar tiendas locales, que en cierta manera han ido respetando más los nombres y sabores propios del lugar.

En el caso de su paisana, Coca-Cola, es una marca que dio mucho que hablar cuando retiró su nombre de latas y envases para cambiarlos por nombres de personas o palabras como papá y mamá. Esto tuvo fuerte impacto y como resultado un gran éxito de ventas en muchos países del mundo.

Estamos ante una tendencia, que ante su buen funcionamiento va a seguir teniendo adeptos en las empresas y cuando los números da la razón, lo más probable es que en los próximos años se extienda a más marcas.

.

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.