Concilia tu vida de emprendedora y madre

Emprender no es una tarea sencilla y además cuando se trata de conciliar el emprendimiento con la maternidad la situación se complica. Es posible la conciliación y hoy te contamos cómo conseguirlo.

Concilia tu vida de emprendedora y madreConcilia tu vida de emprendedora y madre
  • linkedin
  • google+

Las razones que impulsan a una madre a emprender pueden ser de muy diverso tipo: ser tu propia jefa, necesidad de desarrollarte profesionalmente, tener un puesto de trabajo que supone una serie de dificultades para conciliar vida laboral y familiar y la discriminación laboral, entre otras.

Lo primero: planifica tu tiempo

Si haces un listado larguísimo con todas las tareas a realizar y no estableces prioridades o incluso descartas algunas tareas, al final del día no habrás hecho todo lo previsto y te sentirás frustrada. Sin embargo, si haces un listado de tareas semanales con unos objetivos claros, priorizas y estableces el día y hora para realizar cada tarea de forma realista, llegarás al final de la semana con la satisfacción del trabajo bien hecho.

En la planificación no solo deberás contemplar tus actividades profesionales sino también las personales: llevar y recoger a tus hijos del colegio, ir al gimnasio, quedar con amigas. Se trata de buscar un tiempo para cada cosa.

Delega y pide ayuda

Es importante asumir que, aunque tienes una gran capacidad como profesional y como madre, no puedes hacer todo. Por ello es importante delegar tareas tanto personales como profesionales en otras personas que te ayuden.

Puedes llegar a un acuerdo con otra madre para alternaros los días para ir a recoger a los niños al colegio, pedir ayuda a tu pareja con los niños, buscar a una secretaria online que atienda tus llamadas, son solo algunos ejemplos.

Aprende a decir que no

Hay muchas cosas que a veces hacemos en nuestro trabajo que no son ni urgentes ni importantes y que requieren mucho tiempo. Ante estas situaciones debes aprender a decir que no, a priorizar lo que realmente te aporta y le aporta a tu negocio.

A veces un familiar nos pide ayuda profesional y no está dispuesto a pagar. Es hora de decir que no, de pensar en nuestro negocio y de hacernos valer.

Respeta tu tiempo de descanso

Un aspecto esencial para una emprendedora y madre es respetar el tiempo de descanso tanto el semanal como el que corresponde a las vacaciones. No se trata de trabajar todo el tiempo, de que los clientes te llamen en cualquier momento y les atiendas, sino de que establezcas unos límites en cuanto a tu tiempo de ocio y descanso y los hagas respetar.

Fíjate un horario para el trabajo, para atender llamadas o responder emails y tenlo en cuenta en tu planificación. De esta forma cada tarea y cada periodo de descanso tendrá su lugar. Y si te vas de vacaciones organízate con antelación, adelanta trabajo, avisa a tus clientes de las fechas en las que vas a estar descansando y fija un momento en el que atender a tu negocio cada día por si hay alguna urgencia.

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.