7 claves para poner precios a tus servicios como autónomo

¿Alguna vez has tenido la sensación de estar cobrando poco por tu trabajo como autónomo? ¿Bajas los precios para que los clientes acepten tus presupuestos? Hoy te contamos 7 claves a tener en cuenta para poner precio a tus servicios.

7 claves para poner precios a tus servicios como autónomo7 claves para poner precios a tus servicios como autónomo
  • linkedin
  • google+

Tanto los autónomos como las pequeñas empresas, es habitual que se enfrenten a ese momento en el que un cliente se interesa por sus productos o servicios y tienen que hacer un presupuesto y dar un precio.

En estos casos es habitual que pensemos en cuál es la mejor la forma para que el cliente acepte nuestro presupuesto y tendamos a bajar el precio. Sin embargo, es preciso tener en cuenta otros muchos aspectos a la hora de poner precio a nuestros servicios como autónomos.

A continuación, te proponemos algunos aspectos a tener en cuenta:

Ten en cuenta los costes de estructura

Es evidente que un autónomo tiene unos costes de estructura muy inferiores a los que pueda tener una gran empresa, sin embargo, a la hora de establecer el precio de un servicio es importante considerar cuánto nos va a costar según los recursos humanos y materiales que tengamos que utilizar.

Investiga qué hace tu competencia

Una forma de hacernos una idea clara de lo que podemos cobrar por nuestros servicios es recopilar información sobre lo que cobra nuestra competencia. Puedes mirar en internet y llamar como si fueras un cliente interesado para conocer los precios.

Reducir mucho el precio no es una buena idea

Tal y como decíamos anteriormente, lo primero que tendemos a hacer para que un cliente acepte nuestros servicios es bajar mucho el precio. Sin embargo, el precio se suele asociar a la calidad por lo que nos es bueno reducir el precio en exceso, sino que debemos hacer valer la calidad del servicio que prestamos.

No olvides que no vendes un producto final

Cuando vendemos servicios estamos vendiendo algo intangible frente a los casos en los que vendemos un producto. Por ese motivo, con los servicios es más difícil transmitir al cliente el valor de lo que vendemos.

Lo más importante es tener en cuenta que no vendes un producto final, sino que tus servicios suponen una formación y una experiencia, un ahorro de costes a tu cliente o un futuro aumento de beneficios. Todos esos aspectos se los tendrás que mostrar a tu cliente.

Ten en cuenta la duración del servicio

A la hora de establecer el precio de un servicio, deberás considerar que no es lo mismo un servicio en el que tengas que resolver un problema de un cliente en 10 minutos debido a una urgencia, que un servicio para el que dispongas de más tiempo.

La urgencia también se paga porque pones en práctica toda tu experiencia para resolver un problema de forma rápida.

Aprende de los errores del pasado

Nos ha ocurrido a todos que valoramos un servicio para un cliente, nos lo acepta y al realizarlo nos damos cuenta de que el precio es demasiado bajo para el trabajo que ha supuesto. En este sentido, debemos aprender de las experiencias del pasado y tener en cuenta lo aprendido.

Elabora un presupuesto detallado

Es imprescindible que elabores un presupuesto detallado sobre el servicio que vas a prestar, en el que se especifique lo que está incluido en el precio, la duración del servicio y el coste. Además, conviene advertir que todo lo que no esté incluido en el presupuesto, se cobrará de forma separada.

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.